Potaje de garbanzos con bacalao y espinacas

Potaje de garbanzos con bacalao y espinacas

Un plato de cuchara muy nutritivo y sabroso, ideal para los días fríos. Los garbanzos aportan proteínas vegetales, fibra y minerales, el bacalao es rico en proteínas animales y omega 3, y las espinacas son una fuente de hierro, ácido fólico y vitaminas. Además, al cocinarlo en la olla rápida, ahorras tiempo y energía.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 400 g de garbanzos secos
  • 300 g de bacalao desalado
  • 300 g de espinacas frescas
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 tomate maduro
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de pimentón picante
  • 1 cucharadita de comino
  • Azafrán
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 2 huevos duros (opcional)

Utensilios de cocina

Elaboración

  1. La noche anterior, ponemos los garbanzos en remojo con abundante agua fría.
  2. Al día siguiente, escurrimos los garbanzos con el colador redondo de silicona y los ponemos en la olla rápida con agua, sal, dos dientes de ajo y el laurel. Cerramos la olla y la ponemos al fuego. Cuando empiece a salir el vapor, bajamos el fuego y dejamos cocer unos 15 minutos.
  3. Mientras tanto, cortamos el bacalao en trozos pequeños con el cuchillo de cocina sobre la tabla de cortar inoxidable y lo secamos con papel de cocina. Pelamos y picamos la cebolla y los otros dos dientes de ajo con las tijeras. Rallamos el tomate y lavamos las espinacas.
  4. En una sartén, calentamos un poco de aceite y freímos el bacalao con la pinza de acero inoxidable hasta que esté dorado. Lo sacamos y reservamos.
  5. En el mismo aceite, sofreímos la cebolla y el ajo con una pizca de sal, hasta que estén blandos. Añadimos el pimentón, el comino y el azafrán, y removemos bien con la paleta de silicona. Agregamos el tomate rallado y dejamos que se cocine unos minutos, hasta que espese.
  6. Añadimos las espinacas y las rehogamos con el sofrito, hasta que se reduzcan. Incorporamos el bacalao y mezclamos todo con la espátula de silicona.
  7. Abrimos la olla rápida con cuidado y comprobamos que los garbanzos estén tiernos. Si no, los dejamos cocer un poco más al fuego, sin tapar.
  8. Añadimos el contenido de la sartén a la olla y removemos con la espátula de silicona. Rectificamos de sal si hace falta y dejamos que hierva todo junto unos minutos, hasta que el caldo quede espeso.
  9. Servimos el potaje caliente, acompañado de huevos duros picados si se desea.

¡Buen provecho!

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.