Consejos para cocinar en una sarten de hierro fundido sin antiadherentes químicos, y no morir en el intento

Consejos para cocinar en una sarten de hierro fundido sin antiadherentes químicos, y no morir en el intento

**1. Domina el precalentamiento:**
Antes de cocinar, calienta tu sartén de hierro fundido a fuego medio-bajo durante 5 a 10 minutos. Esto permite que el calor se distribuya uniformemente, creando una superficie perfecta para cocinar que evita que los alimentos se peguen. Es como calentar motores antes de una carrera; prepara tu sartén para el éxito.

**2. Aceite, tu mejor aliado:**
El aceite no es solo para cocinar; es parte esencial del carácter de tu sartén. Antes de añadir los alimentos, cubre la superficie con una capa generosa de aceite o grasa. Esto actúa como un escudo, protegiendo tus alimentos y tu sartén. Piensa en ello como pintar un lienzo antes de crear una obra maestra.

**3. La espátula es tu espada:**
Una espátula de metal robusta es tu herramienta de precisión. No solo te permite mover los alimentos con facilidad, sino que también ayuda a mantener la superficie de la sartén lisa al raspar cualquier residuo durante la cocción. Es tu compañera de batalla, asegurándose de que cada movimiento sea perfecto.

**4. Mantenimiento rebelde:**
Después de cocinar, limpia tu sartén mientras aún está tibia. Usa un cepillo o una esponja para eliminar los restos de comida, luego sécala y aplica una capa delgada de aceite. Este ritual no solo mantiene tu sartén en forma, sino que también fortalece su carácter con cada uso.

**5. No temas al calor:**
El hierro fundido ama el calor. No dudes en subir la temperatura cuando necesites sellar carne o conseguir ese dorado perfecto en tus vegetales. El hierro fundido puede soportarlo y tus platos lo agradecerán.

**6. Curado periódico:**
El curado no es solo un paso inicial; es un compromiso a largo plazo. Cada cierto tiempo, unta tu sartén con una capa fina de aceite y hornéala boca abajo a una temperatura media-alta durante una hora. Esto renueva su superficie y mejora su resistencia al pegado.

**7. Sé paciente con el pegado:**
Si algo se pega, toma un respiro. Deja que la sartén se enfríe un poco y luego usa una mezcla de sal gruesa y agua caliente para fregar suavemente. La sal actúa como un exfoliante, liberando los alimentos sin dañar la sartén.

**8. Confía en el proceso:**
Con cada uso, tu sartén de hierro fundido se volverá más suave y más antiadherente. Es una relación que se fortalece con el tiempo, como un buen rock and roll que mejora con cada escucha.
Regresar al blog